ADAPTARNOS O MORIR: MEDIDAS DE URGENCIA PARA EL PEQUEÑO COMERCIANTE Y HOSTELERO-COVID-19

crisis negocios covid 19

SECTORES ECONÓMICOS CON NECESIDADES DE IMPLEMENTAR CAMBIOS CON URGENCIA ACENTUADOS CON EL COVID-19


La actual situación de aislamiento de la ciudadanía sobrevenida por la crisis de la pandemia del COVID-19 ha provocado la necesidad del pequeño comerciante y hostelero incluso, de adaptase a las nuevas necesidades de sus clientes y nuevos modelos de negocio surgidos, donde se valora más que nunca la seguridad y la higiene, la proximidad (el desplazamiento mínimo), el servicio de calidad personalizado y la variedad de surtido de productos en un mismo espacio para poder hacer “compras completas”. Esto significa que los formatos de proximidad localizados en los municipios son los que mayores opciones podrían tener para absorber la demanda de los clientes. Para ello, hoy más que nunca deben plantearse las siguientes preguntas:
¿quiénes somos?, ¿dónde estamos? y ¿a dónde vamos?

¿Qué puedo hacer para conseguir mantener mi actividad de forma competitiva en el mercado actual?

Es imprescindible que el comercio físico se dote de herramientas que le permitan dar respuesta a las nuevas necesidades y demandas del cliente, se hace necesario que adapte sus infraestructuras para empezar a utilizar herramientas del comercio online que le permitan conocer hábitos de compra y preferencias, y así poder ofrecer a sus clientes ofertas personalizadas.

Es el momento de recordar a los consumidores que el pequeño comercio, el bar o el restaurante próximo a nuestro domicilio sigue estando ahí. Lo importante es continuar ofertando ese servicio personalizado y de calidad que siempre ha prestado, pero adaptando sus condiciones de venta y distribución a las nuevas necesidades del consumidor, hacerles llegar esta información de forma directa y muy cercana. Nuevamente deberá reformular su oferta para convertirla en una experiencia diferente al comercio online ofertado por grades superficies.

Algunas opciones que ya se están poniendo en práctica de forma fácil y sin realizar una gran inversión son, por ejemplo, la posibilidad de realizar pedidos previos por WhatsApp o telefónicamente, con la intención de aprovechar que el establecimiento más cercano al cliente pueda atender su lista de la compra o su pedido de restauración a domicilio, dando así una respuesta ágil y rápida. Deberemos facilitar una modalidad de pago sin contacto personal. Se hace necesario habilitar opciones de pago sin contacto y con todas las garantías de rapidez y seguridad para el cliente. Una posibilidad muy utilizada es ofrecer la posibilidad de pago por BIZUM o con TARJETA para garantizar mayor seguridad sanitaria, evitando así al cliente que tenga que manejar dinero efectivo. Otra medida importante para favorecer las compras, dada nuestra proximidad, podría ser la supresión del importe mínimo de compra. El servicio a domicilio, no sólo se ha visto incrementado debido al confinamiento obligatorio de la población por el COVID-19, sino que, una vez levantado éste, será un servicio que muchas personas seguirán demandando, ya que frente a la posibilidad de futuros brotes de esta enfermedad, u otras similares, es la opción ideal en los casos de personas de riesgo. Esto también permitirá promocionar la imagen del pequeño comercio mostrando el lado más humano del comerciante.

Para poder poner en práctica esta modalidad de venta, se hace necesario comunicar el contenido de nuestros productos y servicios personalizados y que nuestros clientes lo reciban, deberemos dar a conocer nuestros servicios, nuestras ofertas, la calidad de nuestros productos y nuestra cercanía. Para ello tendremos que reformular nuestros planes de marketing y publicidad, diseñando nuevos canales de comunicación eficientes, que nos permitan recordar al cliente que seguimos dando servicio: Whatsapp, redes sociales o web. Hoy, el cliente está en casa, pero más conectado que nunca a sus redes sociales, por lo que se hace necesario que nos aseguremos de poder llegar a ellos por los medios adecuados.

El nuevo consumidor post Covid-19, vivirá una progresiva vuelta a la normalidad, y dada la grave crisis económica que nos tocará vivir en los próximos meses, priorizará aspectos relacionados con el ahorro, la calidad, la seguridad sanitaria de los productos, y estará mucho más digitalizado. Por ello, deberemos comunicar a nuestros clientes la calidad y exclusividad de nuestros productos, y que nuestros procesos de trabajo son seguros, tanto en la manipulación de nuestros productos, como en su puesta a disposición en el hogar: mascarillas, guantes, distancias de seguridad, uso de geles hidroalcohólicos… ¡todo es importante, y que lo sepan, más! A partir de ahora, el consumidor no sólo exigirá mayores medidas de higiene y prevención en la compra y suministro de productos y servicios, sino que deberá sentir que lo que compra, o consume en un bar o restaurante, o lo que estos le sirven a domicilio, son alimentos tan seguros como los elaborados directamente por él en su hogar.

En este sentido, debemos preguntarnos: ¿cómo le hacemos llegar esta información a los clientes? Mediante un contenido visual y atractivo compartido en tiempo real, utilizando las redes sociales o incluso listas de difusión en Whatsapp. Crea tu propio canal de atención al cliente: A través de Whatsapp o números de teléfono dale la posibilidad al cliente de formularte preguntas, y aclarar dudas sobre disponibilidad de producto, servicios, nuevos productos, ofertas, etc. El teléfono móvil se ha convertido en la mejor manera de comunicarte con el cliente. Hazle llegar videos de visitas virtuales a tu tienda, donde pueda conocer la totalidad de productos ofertados, la información sobre precios siempre generará mayor confianza, ofertas, e incluso, videos de la procedencia de tus productos y servicios, para hacerle conocedor de la calidad del producto y de los procesos de producción del mismo. Es importante que siempre enviemos mensajes transmitiendo tranquilidad, profesionalidad, cercanía y confianza. Se hace necesario que el comerciante se adapta a estos cambios, facilitando a su personal formación en los procesos de venta a distancia, y en las nuevas exigencias del cliente en la elaboración y distribución final del producto o servicio ofertado. Según varios estudios, algunos de los sectores con más necesidades de adaptación a estos cambios y formación de su personal son:

  1. Comercio, logística e industria:
    a. Negocios digitales. Vender por Internet. ERP. CRM.
    b. Facturación electrónica. Control desde el móvil.
    c. Industria 4.0. Internet de las cosas.
    d. Marketing Digital. Posicionamiento Seo.
    e. Redes Sociales. Nube.
    f. Seguridad Informática.
  2. Hostelería y turismo:
    a. Venta online y a domicilio.
    b. Manipulador Alimentos. Alérgenos.
    c. Seguridad Alimentaria. Etiquetados de alimentos.
    d. PDA, Tablet y TPV para camareros y recepción de pedidos.
    e. Idiomas.
ARTÍCULOS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS